El entorno acuático como un riesgo laboral: trabajo preventivo con personas con discapacidad intelectual

El entorno acuático como un riesgo laboral: trabajo preventivo con personas con discapacidad intelectual

Revista: Emásf. Revista digital de educación física.

Autores/as: Ismael Sanz Arribas, María Teresa Calle Molina, Marta Leyton Román, Andrés Ponce Garzarán.

Referencia bibliográfica: Sanz-Arribas, I.; Calle-Molina, M.T.; Leyton-Román, M.; Ponce-Garzarán, A. (2019) El entorno acuático como un riesgo laboral: trabajo preventivo con personas con discapacidad intelectual. Emásf. Revista digital de educación física. Año 10, Nº 59 (julio-agosto de 2019) pp. 28-35. http://emasf.webcindario.com

Enlace al documento: (aunque en este caso, esta no es la página de la revista):

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6973254

Enlace a la descarga del pdf: (en esta revista se accede a todo el número de la revista):

http://emasf2.webcindario.com/EmasF_59.pdf

Resumen: En este estudio se ha seleccionado a 19 alumnos (once hombres y ocho mujeres) con discapacidad intelectual (DI), pertenecientes al primer y segundo curso del programa Promentor de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). El objetivo principal de esta investigación es que las personas con discapacidad intelectual que han participado en este estudio, avisen al socorrista después de presenciar e identificar un ahogamiento en el medio acuático y que en el caso de no poder avisar al socorrista, sean capaces de aplicar una secuencia de actuación básica con aro salvavidas, que minimice los riesgos de su intervención. Para ello, se ha desarrollado una sesión teórico-práctica con aro salvavidas en la piscina climatizada de la UAM. La recogida de información correspondiente a los aprendizajes adquiridos por los participantes se realizó con la ayuda de una hoja de observación de elaboración propia. En esta hoja se valoraron aspectos vinculados al nivel de competencia durante la intervención y la seguridad del rescatador. Los resultados de este trabajo demuestran que después de la sesión teórico-práctica, la mayor parte del alumnado con discapacidad intelectual de este estudio mejoró su nivel de competencia y seguridad personal, ante la posibilidad de presenciar un accidente en el medio acuático.